• Sandra Sanmar

Ahorrar para invertir


Hace unos días, me encontré con un artículo interesante que tenía por título: “Ganar más dinero no resolverá tus problemas”. Y no sé si te ha pasado como a mí, que en cuanto sé que voy a ganar un dinerito extra o a recibir un aumento, lo primero que hago es pensar en qué me lo voy a gastar, en lugar de cómo lo voy a ahorrar o incluso a reducir mis gastos.


Definitivamente, mi estilo de vida y mis gastos han cambiado mucho desde que empecé a ganar dinero, pero durante todo este tiempo, "el dinero nunca alcanza". Hasta que una buena amiga, probablemente cansada de escuchar que le cantaba la misma canción, me dijo que tenía que empezar a cortar algunas cosas y centrarme en ahorrar. Y en un año, pude ahorrar lo suficiente para irme por primera vez a Europa. Seguía ganando lo mismo, pero cambié mis prioridades y mis hábitos. Así que hoy te quiero compartir mi experiencia:


Termina tus deudas

Lo que mi amiga me enseñó, fue lo más básico que todos deberíamos aprender desde chicos. Lo primero es no endeudarse y si lo vas a hacer, procurar que tus deudas no tomen más del 30% de los que ganes y así no pierdas el control y esas deudas se conviertan en una historia de nunca acabar. El primer paso, entonces fue acabar con mis deudas y vivir sin tarjeta de crédito por un tiempo.


Planificar gastos

Después elaborar una lista de todos los gastos que tengo, me fui por los más importantes como comida, renta, servicios y al final fui dejando los gustitos como mis suscripciones a Netflix y Spotify. Al ver que mis gustitos acumulaban una buena cantidad al mes, decidí eliminar varios y quedarme con uno. Así podía pagar más rápido mi deuda y luego ahorrar más.


Con el tiempo me fui informando más sobre ahorro y me iba dando cuenta que definitivamente los hábitos juegan un papel muy importante y si quería comenzar a invertir y seguir ahorrando debía ser más constante y estricta conmigo.


Gastos hormiga

Uno de los hábitos que más me costó dominar fue el dejar de gastar dinero en cosas pequeñas. Por ejemplo, las galletitas que me comía a las 5 de la tarde y que no sólo eran galletitas sino el café, una paletita o un mazapán y que al final eran $40 pesos y si le echamos matemáticas multiplicado x 5 días ya eran $200 pesos menos a la semana y $800 al mes. Así se iban acumulando mis gastos hormiga, como que cada que salía tenía que gastar en alguna chuchería, que además de no ser saludable para mí y tampoco lo era para mi economía. Así que cambié esos hábitos y además de llevarme mi comida al trabajo me llevaba snacks saludables para el momentos que me diera hambre.



Invertir

Y ahora me encuentro en el punto en donde me gustaría que mi dinero comenzará a trabajar para mí y no al revés. Llegó el momento de invertir. Y vaya que ha sido un reto grande, porque hay muchas formas de hacerlo, pero desde mi punto de vista lo más importante es plantearse con qué objetivo voy a invertir, ¿para comprarme una casa, un carro?, ¿para salir de vacaciones, para remodelar mi departamento, para el retiro? De esta manera, podremos pensar en el tiempo que nos llevará recuperar nuestra inversión y el monto que debemos invertir para cumplir con los objetivos y también el nivel de riesgo que queremos tomar. Con esto en mente podemos investigar en dónde puedo invertir. Para ello quisiera compartirles algunas opciones que DINN, la aplicación en donde puedes gestionar o invertir tu dinero desde donde quiera que estés, destaca en su blog.


¿Dónde puedo invertir?

Antes de tomar una decisión es necesario evaluar la tasa de rendimiento, el plazo, el nivel de riesgo y en qué tipo de instrumento vas a invertir. Existe una amplia gama de instrumentos, de los cuales los más seguros y accesibles son los siguientes.


● Pagaré bancario.

Lo único que necesitas para invertir en un pagaré es tener una cuenta bancaria. Son muy seguros, pero la gran mayoría manejan plazos fijos que deben ser cumplidos para evitar penalizaciones, además de que el rendimiento por lo general es muy bajo (entre el 1% y 2% anual), sin contemplar que se requiere un mínimo de inversión y además cobran comisiones.


CETES

Son bonos de deuda que emite el gobierno federal a cambio de dinero para financiarse. El rendimiento generalmente se mantiene arriba de la inflación y no cobra comisiones, la desventaja es que si necesitas tu dinero antes de la fecha estipulada tienes que vender a menor precio, además de que la plataforma puede llegar a ser confusa.


Fondos de inversión

Se trata del instrumento favorito de muchos ya que le permite a cualquier persona acceder a múltiples activos en un mismo lugar: acciones, deuda gubernamental y deuda corporativa, entre otros.


Los fondos tienen uno o varios administradores que se dedican a elegir los productos que lo conforman, además de monitorear su desempeño para poner en marcha estrategias que les permitan lograr rendimientos competitivos.


Un ejemplo de este tipo de instrumentos es Actimed, fondo de deuda de Banco Actinver que invierte en deuda gubernamental y corporativa. Si bien ninguna inversión está libre de riesgo, Actimed posee uno muy bajo, lo cual le permite pagar rendimientos constantes por encima de la inflación e incluso por encima de cetes 28 días, además de la posibilidad de disponer de tu dinero en 1 o 2 días hábiles.


Recuerda que en Reworth nos importa que tú y tu negocio crezcan, por eso te compartimos información sobre cómo reactivar tus ventas, cómo mejorar la experiencia de tus clientes, por qué ahorrar y mucho más.


Si estás interesado en ofrecer Reworth a tus clientes y experimentar el poder del cashback, regístra tu negocio aquí.


Síguenos en Instagram donde les damos a ti y tu negocio tips para su crecimiento.





Entradas Recientes

Ver todo